Lettera di Marite Frau

Lettera di Marite Frau

Corazón

te he escrito miles de cartas pero no te envié ninguna, quizás porque no quiero que leas que me estoy muriendo cada día.

Pudiendo escribir ésta en italiano, con cierta dificultad pero podría, lo hago en nuestro idioma con la esperanza estúpida de que solo la entiendas vos.

Me recorro cada poro de la piel para buscarte y ya no te encuentro. Necesito escuchar un audio para recordar tu voz. Debo esforzarme para sentir cómo se estremece mi piel cuando me tocabas.

Esta soledad que me impusiste, a la que me obligaste por decisión unilateral, está acabando con mi memoria pero no puedo lograr que suceda lo mismo con mi amor.

Si buscabas ser cruel ya lo lograste. si buscabas libertad siempre fue tuya.
Ahora bien, si buscabas que agonice eternamente, que me apague despacio y sin piedad, que me ahogue de lágrimas no derramadas y que este dolor me atraviece de punta a punta sin que pueda hacer nada más que seguir amándote ten por seguro que no nos sirve a ninguno de los dos pero sucede.

En dos continentes alejados ni vos ni yo somos felices.
En dos mundos parecidos ni vos ni yo volveremos a mirar a otros ojos con la seguridad del amor reflejado.

Pero si tu decisión sigue siendo la distancia, no me escribas más, no opines, no digas qué te gusta, no aparezcas porque necesito alejarme de las espinas que me tienen sangrando las manos cada vez que las tiendo creyendo que venís en mi búsqueda.

Te amaré por siempre corazón mío, pero es muy probable que te olvide antes como retribución a tu olvido.

Con todo lo vivido como testimonio de lo mejor que me pasó en la vida, te deseo que encuentres paz y un poco de armonía

M o Yo (como firmaba las cartas cuando tenían sentido)

© Riproduzione Riservata
Commenti